martes, 28 de julio de 2015

Prohibido |colaboración con un blog|


Lochan y Maya siempre se han sentido más amigos que hermanos. Ante la incapacidad de cuidarlos de su madre alcohólica y la ausencia de un padre que los abandonó, los dos jóvenes deben hacerse cargo de sus tres hermanos menores y esconder su situación a los servicios sociales, porque ninguno de los dos es mayor de edad.
La responsabilidad que comparten y las dificultades a las que se enfrentan les unen, hasta empujarlos a enamorarse. Ambos saben que su relación está mal y que no debe continuar, pero al mismo tiempo no pueden controlar sus emociones y la atracción que los domina.


Prohibido toca la temática del amor, pero no un amor cualquiera, sino el que surge entre dos hermanos, Maya y Lochan. A primera vista es un tema que me atrapó. Sentía mucha curiosidad por leer algo que tocase un tema que real que no es muy común, puede que en este momento alguien esté pasando por el dilema que plantea esta novela. Sin duda alguna Tabitha Suzuma crea una historia que encoge el corazón, tanto por el tema amoroso como por el familiar. 

Maya y Lochan son los hermanos mayores de una familia compuesta por tres hermanos más y una madre que deja mucho que desear. La historia negra de esta familia comienza cuando su padre les abandona, por x motivos. Tras su marcha la madre comienza a beber y a distanciarse de sus hijos, esto provoca que Maya, de 16 años, y Lochan de 17 años tengan que hacerse cargo de las tareas de casa, cuidar a sus hermanos y continuar con sus estudios. 

Dejando a un lado el incesto, el amor que nace entre estos dos hermanos no solo es de pareja, sino que va más allá. Es la unión de un amor fraternal y atracción física, añadiendo el amor que asociamos a las parejas. En los primeros capítulos se muestra un amor de hermanos, unidos por las preocupaciones y responsabilidades. A medida que avanza la novela el amor evoluciona a la atracción y finalmente nace el amor más sentimental. 
Una de las cosas que más me gustaron fueron los pensamientos y sentimientos de Maya y Lochan. El noventa por ciento del tiempo su cabeza está puesta en mantener a sus hermano menores a salvo, en seguir estando todos juntos, en sobrevivir, y en segundo plano está el amor. Algo totalmente creíble, ya que, novela o realidad, lo último que quieres es que les pase algo malo a tus hermanos. 

La autora crea una historia llena de contratiempos que ayudan a que los hermanos se unan más. Aunque también ayuda el carácter de Maya y Lochan. Por un lado tenemos a Maya, una chica de 16 años que lo único que tiene de adolescente es la edad, ya que al adquirir responsabilidades de adulto desde pequeña provoca que madure a gran velocidad. Es una joven llena de energía y de paciencia, aunque las cosas se pongan muy negras siempre consigue encontrar algo a lo que aferrarse. En el lado opuesto esta Lochan, el hermano mayor de la casa. Al igual que su hermana su madurez hace acto de presencia muy pronto. Pero Lochan es solitario, negativo y sobre todo proyector. prefiere guardarse las preocupaciones para él que compartirlas. aunque sus rasgos más distintivos son sin duda su inteligencia y su mente fría. En la novela aparece como un chico tímido y bastante sentimental, pero a la hora de enfrentarse a los problemas actúa con cabeza fría una vez que consigue poner todo en su sitio. Maya y Lochan se parecen en bastantes cosas, aunque las cosas en las que se diferencian son las que importan, ya que se complementan el uno al otro. 

Dentro de esta novela los hermanos enamorados no son el centro de atención, la autora también se centra en los tres hermanos menores. El tercer hermano se llama Kit, un adolescente rebelde de 13 años que se rebela cada vez que puede contra Lochan. Al principio le tenia un poco de tirria, pero con el transcurso de la historia te das cuenta de como es de verdad. Al final de la novela lo terminé queriendo, aunque una colleja le habría dado. Depués tenemos a Tiffin, es pura energía, no para quieto ni un momento. Es simplemente un niño feliz que le gusta jugar al fútbol con sus amigos. Aunque en la novela se le vea como un niño yo creo que se daba cuenta de lo que pasaba, sobre todo respecto a su familia. Por último esta la pequeña, Willa, la niña de los ojos de Lochan y también de los míos. Este personaje se puede resumir con una palabra "sol", ya esta, con eso se dice todo. Al igual que Tiffin, ella tabi´n se da cuenta de las cosas aunque Maya y Lochan no se las cuenten.

Sin duda alguna una de las cosas por las que destacaría esta novela sería por su prosa. Tabitha Suzuma logra reflejar los sentimientos de los protagonistas en todo. Desde la descripción de un objeto o estancia, hasta una acción, no hace falta que el personaje te esté comentando continuamente como se siente, sino que lo intuyes. Además su forma de escribir atrapa, mantiene un ritmo constante que solo se ve interrumpido en contadas ocasiones, principalmente porque algo importante va a pasar. 

Recomiendo muchísimo este libro, tanto por la historia como por los personajes y la narración de la autora. Pero ante todo hay que tener una cosa clara para poder disfrutar de este libro, HAY QUE TENER LA MENTE ABIERTA, poque sino todo te va a parecer asqueroso y no podrás entender los sentimientos de Lochan y Maya.

Enlace a la entrada

1 comentario:

  1. La verdad es que me gustaría leerlo :D
    Espero hacerlo pronto :)
    Un beso

    ResponderEliminar

Nunca dejes de leer

Diseño por Wawas Orangetree. Con la tecnología de Blogger.